Cristales empañados

La lluvia arreciaba en el exterior,

los cristales de la ventana, frios, empañados.

Nuestros alientos entrelazandose.

Nuestras manos viajando por el cuerpo del otro.

Un beso intenso, apresurado, deseoso,

que deja poco a poco sin aliento.

Risas bajo las sabanas...

La lluvia sigue cayendo,

reposo sobre tu pecho,

me acurruco contra tu cuerpo...

Calido, acogedor...