El espiritu derriba muros, como el amor atraviesa corazones.