La ausencia me llena. Ese sentimiento de vacio... Todo se llena con la nada y esta se convierte en todo. Hoy camino ausente por la senda iluminada de un hermoso sol, pero no lo se apreciar. Mi mirada no mira, mis oidos no oyen los gritos de los niños en el parque; mis labios no saborean el frescor del agua; mi nariz no huele los dulces aromas de la cercana primavera; y mi mano, sumergida en el estanque no siente el agua helada en sus dedos. La ausencia lo llena todo y a la vez es nada. Silencio. Oscuridad.

1 comentarios:

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
 

Publicar un comentario